¿El eterno retorno de Sendero Luminoso?

selva

El reciente ataque a una unidad policial en el sur del Perú abrió un nuevo debate sobre el resurgimiento de Sendero Luminoso, la guerrilla maoísta que operó en las décadas del 80 y del 90 en el país andino.

Aunque utilizan el nombre de la organización fundada por Abimael Guzmán como brazo armado del Partido Comunista del Perú, especialistas consultados por BBC Mundo afirman que sólo son vestigios de aquella guerrilla que se han volcado al narcotráfico, sin el contenido político del núcleo original.

Los que sostienen esta teoría afirman que Sendero fue desarticulado por el entonces presidente Alberto Fujimori, quien adoptó el combate a las guerrillas como uno de los ejes de sus dos gobiernos que se extendieron de 1990 a 2000.

“No estamos frente al resurgimiento de Sendero Luminoso”, le dijo a BBC Mundo el investigador peruano sobre temas de narcotráfico, Jaime Antezana.

¿Pero quiénes son entonces los senderistas que permanecen en actividad en la zona del Valle del Río Apurímac y Ene (conocida por las siglas VRAE), ubicada en el sudeste del Perú, y en el Alto Huallaga, en la selva central?
“Un camino propio”

Para Antezana, se trata de un “remanente” de la organización liderada por Guzmán -en la cárcel desde 1992-, “que desde 1999 toma un camino propio y deja de lado todo el discurso ideológico y político de aquella corriente radical”.

Según el especialista, “se trata de un grupo armado que, desde el año 2000 hasta 2003, estableció una alianza con el narcotráfico basada en la protección a los transportadores de drogas”.

Antezana detalló que, entre 2004 y 2006, “esta organización armada va a incursionar en cultivos de la hoja de coca y va a tener también sus propias fosas de maceración”.

Según los registros de la Dirección de Inteligencia del Ministerio del Interior (DIGIMIN) del Perú, en 2006 se produjeron 379 hechos calificados oficialmente como “terroristas”, mientras que en 2007, ese total se elevó a 418.

Antezana señaló que “con esas acciones no sólo buscaban debilitar la acción policial, sino también mostrar que tienen el control de las rutas y obligar a los otros narcotraficantes que operan en Perú a pagar a la organización para pasar las drogas por las rutas que ellos manejan”.

El vocero de la comisión política del Partido Nacionalista, Carlos Tapia, coincidió al afirmar que la guerrilla “fue derrotada”. En diálogo con BBC Mundo, precisó que “son rezagos que actúan como sicarios del narcotráfico”.

“Si son personas que saben manejar fusiles y ya terminó su proyecto político, insurreccional, ¿qué van a hacer? Alquilan, pues, lo que saben hacer. ¿A quién? Al narcotráfico”, razonó.

“Los fenómenos político sociales no son como las plantas que resurgen, que rebrotan”, sintetizó Tapia.

This entry was posted in Selva Central Peru. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *