Desarrollarán proyectos ecoturísticos en reserva de biosfera Oxapampa-Asháninka-Yanesha

Un conjunto de proyectos de conservación ambiental y ecoturismo planea desarrollar el municipio provincial de Oxapampa en la reserva de Oxapampa-Asháninka-Yanesha, incluida por la Unesco en la Red Mundial de Reservas de Biosfera.

Humberto Hermoza Guerra, gerente municipal, señaló que programarán reuniones con las gerencias de Medio Ambiente y Turismo, así como con otras instituciones públicas y privadas para desarrollar planes de gestión que permitan conservar el área y promover el turismo ecológico.

La reserva posee más de mil especies de orquídeas, más de 10 mil especies de plantas, de las cuales 50 son endémicas (propias de la región) en sus cuatro áreas naturales protegidas: el Parque Nacional Yanachaga Chemillén, el Bosque de Protección San Matías San Carlos, la Reserva Comunal El Sira y la Reserva Comunal Yanesha.

“Queremos realizar un trabajo articulado y coordinado con las instituciones públicas y privadas para desarrollar procedimientos adecuados de gestión de la reserva como la forestación y agroforestación que también beneficie a los nativos y colonos”, precisó a la agencia Andina.

Asimismo, señaló que ejecutarán proyectos para crear nuevos circuitos turísticos en la zona que sean compatibles entre el disfrute de la naturaleza y el respeto al equilibrio del medio ambiente.

Destacó que las áreas naturales protegidas de Oxapampa forman parte de los bosques amazónicos peruanos de altura de gran importancia para la conservación de la biodiversidad y posee espectaculares atractivos que se pueden promover al turismo respetando a la naturaleza.

El Perú posee ahora cuatro reservas de biosfera: Huascarán, Manu, Reserva de Biosfera Noroeste y la Reserva de Biosfera Oxapampa-Asháninka-Yanesha, esta última incluida en la Red Mundial de Reservas de Biosfera junto a otros 12 sitios de diferentes países.

Las reservas de biosfera son sitios delimitados por las autoridades locales y nacionales con la participación de las comunidades, en los que se experimentan nuevas prácticas para compatibilizar la actividad humana con la preservación de la naturaleza que se convierten en auténticos laboratorios del desarrollo.

This entry was posted in Selva Central Peru. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *