Fuego y tala devastan la selva de Campeche

Al estado se le reconoce como uno de los pulmones verdes del mundo, pero lleva más de una década enfermo. En los últimos 11 años, las áreas verdes protegidas en Campeche han sido devastadas por los constantes incendios forestales y por la tala irracional de cientos de árboles de maderas preciosas.

Aun cuando conserva 50% de las áreas verdes de la península de Yucatán, tan sólo en 2009 los 56 incendios forestales registrados destruyeron 4 mil 335 hectáreas. Las afectaciones colocaron a la entidad en segundo lugar a nivel nacional en desastres ambientales, sólo detrás de Quintana Roo.

De acuerdo con el Inventario Nacional Forestal (1194), el estado tiene una extensión territorial de 5 millones 685 mil 884 hectáreas; originalmente 3 millones 286 mil 346 hectáreas correspondían a zonas arboladas. Pese a este escenario, el estado, con la Biosfera de Calakmul, aún posee el área natural protegida más grande de México y la segunda en Latinoamérica, después del Amazonas.

En la actualidad, los incendios forestales y el desordenado crecimiento de la mancha urbana han acabado con la mitad de la zona que corresponde a selvas, sabanas y manglares. En el periodo de 1998 a 2009 se perdieron 47 mil 166 hectáreas por incendios forestales, siendo el 2003 el más trágico. Ese año, las altas temperaturas y la erosión del suelo se conjugaron para provocar hasta 20 incendios a la vez.

El municipio de Candelaria registró la mayor afectación con 18 mil 735 hectáreas siniestradas; en Escárcega se perdieron 3 mil 580; en Champotón el fuego arrasó mil 820 y en Calakmul mil 463.

En el Reporte Nacional de Incendios Forestales Temporada 2010, la Comisión Nacional Forestal (Conafor) publicó que de la superficie afectada por incendios durante el periodo 2003-2009, Campeche ocupa el segundo lugar.

Quintana Roo presenta el mayor número de hectáreas, alcanzando 26% de todos los siniestros registrados; sigue Campeche con 21%, y Yucatán, Oaxaca y Chiapas con 11% cada uno.

El ambientalista y delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente en Campeche, Francisco Brown Gantús, reconoció que el daño ecológico “que se le ha hecho a Campeche, llevará décadas para volver a contar con la mayor cantidad de selva tropical, tradición de estas tierras”.

La entidad cuenta con seis áreas naturales protegidas: Calakmul, Laguna de Términos, Ría Celestún, Los Petenes, Balam Kin y Balam Ku, las cuatro primeras con protección a nivel federal y las dos últimas de jurisdicción estatal.

Es decir, Campeche cuenta con 50% de las áreas verdes protegidas en la Península, lo que representa una mayor atención forestal, señaló Angélica Padilla Hernández, coordinadora de Pronatura Península de Yucatán.

Remarcó: “Campeche cuenta con Calakmul”, que es la reserva de biosfera más grande del país en ecosistemas de selvas tropicales, con más de 740 mil hectáreas que forman un macizo forestal continuo con la reserva maya de Guatemala, con la mayor superficie de selvas, después del sudamericano Amazonas.

Detalló que la región de los Chenes considera la zona Dzibalchén-Xcanhá, que pertenece al municipio de Hopelchén con 180 mil hectáreas. La región de los Ríos comprende las zonas de Escárcega, de los municipios de Escárcega y Champotón, con 165 mil hectáreas, y la zona El Desengaño-Ampliaciones Forestales de los municipios de Candelaria y Calakmul, con 300 mil hectáreas; además de la región Forestal que abarca Xpujil-Zona Forestal Sur, del municipio de Calakmul con 175 mil hectáreas.

La zona Constitución-Benito Juárez de Calakmul con 320 mil hectáreas; y finalmente la Reserva de la Biosfera de Calakmul, con 732 mil hectáreas.

Sin embargo, desde la década de los ochenta, la entidad dejó de ser uno de los principales productores de maderas preciosas, debido a la deforestación descontrolada que se practicó en esas fechas, ante la apatía de las autoridades.

Los manglares también se pierden

En 1990, la Laguna de Términos poseía 127 mil hectáreas de manglar, pero a la fecha ha perdido 35% de su vegetación, “hecho estrictamente ligado al crecimiento poblacional y a la expansión de empresas de la zona urbana a la rural”, dijo Tomás Ávila Argáez, delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Laguna de Términos cuenta con la mayor extensión de manglares en el país, con más de 196 mil hectáreas que representan 30% del total nacional. El 6 de junio de 1994 fue decretada Área Natural Protegida por el presidente Carlos Salinas de Gortari. También es reconocida como un sitio ramsar, lo cual significa que los humedales aparecen en la lista internacional en importancia, según la convención firmada en la ciudad de Ramsar, Irán, en el año de 1971.

“Sin embargo, a pesar de todo el patrimonio natural que se resguarda en este sitio, día a día se pierde vegetación ante lo fácil que es conseguir los permisos de construcción de viviendas, hoteles y comercios. Ante la necesidad de satisfacer las exigencias de las empresas y de la ciudadanía misma, se tala mangle”.

Explicó que ante esta devastación, se han destinado recursos y unificado esfuerzos con otras instituciones para restaurar y conservar los manglares.

This entry was posted in Selva Central Peru. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *