La Merced se organiza por su bienestar

Uno de los primeros habitantes de este barrio es Manuel Alvarado, originario del cruce de Monay, quien construyó su casa en lo que hoy es La Merced mediante un préstamo del Seguro Social.

Desde esa época, la situación ha cambiado notoriamente y ahora es uno de los barrios con mejor plusvalía de Tororacocha, ya que disponen de cuatro líneas de transporte urbano, una feria de productos, así como varios locales comerciales que se han desarrollado en los últimos años.

Los habitantes de La Merced no sienten aún mayores estragos por la inseguridad de la ciudad. Saben que la delincuencia va en aumento pero no han tenido mayores problemas en el sector gracias al cuidado mutuo que se prestan los vecinos. Además se han sentido respaldados por la Unidad de Policía Comunitaria 25, pero esperan que la presencia policial sea mayor.

Los fines de semana en las canchas del barrio hay eventos deportivos a cuyo termino algunos asistentes se quedan libando hasta la madrugada, situación que preocupa a algunos moradores pues si bien no recuerdan ninguna gresca o escándalo, la ingesta de alcohol en la vía pública puede desembocar en problemas tarde o temprano.

Limpieza
Los moradores de La Merced sienten que una de las principales necesidades del barrio es tener mayor apoyo del Municipio en lo que respecta al aseo, pues varias situaciones propician la acumulación de basura y suciedad.

La primera situación se da todos los fines de semana, cuando se hace deporte en el barrio. Al no existir cerca de las canchas una batería sanitaria pública para los concurrentes, las personas terminan haciendo sus necesidades en las calles aledañas, lo que causa molestia en los vecinos.

El segundo problema es la existencia de un terreno baldío en el centro del sector, justo frente a las canchas deportivas del cual se desconoce al propietario. El lugar se ha transformado en un botadero de basura donde se acumulan incluso animales muertos. El barrio ha solicitado varias veces la concesión de este terreno para la construcción de una casa comunal, pero hasta el día de hoy no ha habido respuesta del Municipio.

Otra circunstancia se da todos los viernes, también en las canchas del barrio, en donde se realiza la Feria Libre donde muchos comerciantes hacen la venta de sus productos. Al termino de la misma, gran cantidad de desperdicios y basura quedan en el sector sin ser recogidos oportunamente.

Actualmente la presidenta del barrio, Elvia Trelles, se encuentra gestionando más apoyo de la EMAC en materia de limpieza, como la colocación de letreros para la concienciación de no arrojar basura para quienes concurren al sector. También se está organizando una minga para el barrio.

This entry was posted in Selva Central Peru. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *